lunes, 19 de abril de 2010

De nacimiento


Dicen, o decían, que por el mero hecho del nacimiento, el español medio es médico, y si sabe leer y escribir, abogado.

Y el torero?, nace o se hace?

Todos conocemos estirpes toreras, padres que han superado en arte a sus hijos, también a la inversa, y abuelos que por muchos nietos con traje de luces que tengan, seguirán estando en lo más alto de la pirámide familar.

Supongo que generalizar, como en casi todo es un error, pero voy a mojarme y a escribir que en esto del toro, por muchas becerras que puedas tentar, por muchos maestros, por muchas figuras que laureen tu noble apellido, si no tienes "eso" (que cada cual interprete las comillas a su gusto), nunca serás torero.

No es tan fácil como aprender a pescar, verdad?

2 comentarios:

Luis Domínguez Barco dijo...

¡Qué foto! vaya luz....

En Barrera dijo...

La mayoría de toreros se hacen, hay unos pocos que nacen y tienen un “algo” especial que los hace especiales.