lunes, 27 de diciembre de 2010

Esto se acaba

Si, termina un año especial y aunque no pretendo hacer un resumen, ahí, en la foto, tenéis el principio: tres toreros y una plaza, la de Arnedo, que estuvieron en boca de todos durante los primeros meses; tres toreros de los que dos, tuvieron la mala suerte de ser la noticia amarga de la fiesta, esa que quieren todos los medios, esa que acapara todas las fotos, esa que  nosotros, quienes amamos esto, no queremos ni nombrar. De la terna sólo quedó uno en pie y toreó, toreó despacio como él sabe, y se la jugó, se la jugó con verdad, con la verdad que merece el respeto.
Durante estos 365 días que huelen ya a capote viejo, hemos vivido la tristeza no sólo de las cornadas, sino también de tener que leer la sentencia a muerte que dictó Cataluña. Hemos sido condenados por culpa de la necedad, y por qué no decirlo, de nuestros propios errores.
Pero no todo ha aflorado del lado oscuro, también hemos visto arte, mucho arte y algún que otro toro, pero no quiero extenderme ni dar detalles, porque estoy seguro de que cada uno de nosotros ha tenido su "momento" particular, su quite, su estocada, su entrada al caballo, su par, su chicuelina, su trincherazo, su natural... .
No se lo que nos deparará 2011, pero me gustaría seguir hablando y escribiendo de toros y compartiendo faenas con vosotros, mis compañer@s de viaje de este año que ya está colocado en suerte para recibir la certera estocada.

3 comentarios:

Luis Domínguez Barco dijo...

Qué manera de pintar tío, que callado te lo tenías, con razón que llevabas tiempo sin escribir. Lo has clavao, artistazo.

Enrique Martín dijo...

I.J. del Pino:
Uno de esos tres ha sido uno de los pocos que este año ha sido torero de verdad, y sin ninguna duda, el que más veces lo ha sido; realmente creo que lo es hasta poniéndose el desayuno. Pero ese torero no ha sido reconocido por los poderes taurinos. Yo en su lugar seguro que haría lo mismo, para que no se descubrieran las carencias de mis toreros, la diferencia tan grande entre torear y pegar pases y entre hacérselo a un toro o a un borrego. Bueno, yo no lo haría, me comería la conciencia y mi afición. A ver si el año que viene nos dejan ver todas las veces que se merece a ese señor menudo de la Rioja, pero que se agiganta ante el toro.
Un saludo, Feliz Año y que sigamos hablando de toros.

En Barrera dijo...

Me he asustado con el título... me alegro que en 2011 sigas adelante compañero. Feliz año Isidro! P.D: Me ha encantado la foto.