lunes, 28 de febrero de 2011

Coquillas, pasodobles y Morante


Se puede decir que uno es un privilegiado taurinamente hablando si en un mismo fin de semana, aprende atisbos de aquello en lo que consiste el toreo de manos de un torero y conoce en persona a un ganadero, que además de ser tal, es un tipo excelente que hizo gala de un gran corazón y mucha paciencia con los cuarenta y tantos aficionados prácticos que nos dimos cita en su casa. Las becerras de Coquilla propiedad de Don Mariano Cifuentes, viven en una finca preciosa de Cáceres, son mimadas por su ganadero y escuchan pasodobles cuando salen a la plaza de tientas. Qué más pueden pedir?. El curso de este sábado fue más que eso, fue una reunión de personas de todo tipo de “encastes” que amamos el mundo del toro, y la verdad, fue divertido, agradable, instructivo…, y en resumen, memorable.

Y si ya de por sí, lo narrado supone un privilegio, terminar el fin de semana en Vistalegre viendo torear a Morante, es más de lo que mi imaginación taurina sería capaz de pedirle a cuarenta y ocho benditas horas.

Bastante gatuno era el segundo Cuvillete de Morante (y el resto de la corrida), no lo voy a negar, pero como ya he escrito otras veces, el arte es el arte, y el dibujo del artista puede ser igual de bueno sobre un lienzo que sobre un trozo de papel de estraza. Estética con mayúsculas, buen gusto, torería, sabor, compás, sentimiento, ritmo… . Lo que presencié ayer tenía todo eso y otros veinte calificativos que mis dedos no alcanzan a descubrir. Claro, “pero no era toro, era gato", escribirá más de uno por ahí, y yo le contestaré: “claro, pero no era un torero más, era Morante”.

Al Faraón de Camas y al Maestro Paula, nunca les pedí valor, les pedí arte, esa esencia de la que carecen otros toreros que también saben torear, pero de otra manera. Al de la Puebla, aunque con mucho más valor y poder que sus otros dos compañeros de mi Olimpo particular, le pido lo mismo, arte, y ayer, lo derrochó como si fuera el más rico de entre todos los ricos que habitan la tierra.

Gato, es cierto, el toro era gato…, pero a ver quien es capaz de emocionar a miles de personas muleteando a un gato. A día de hoy, excepto él, afirmo que nadie. Por algo será.

El arte señor@s, me conmueve el ARTE.

4 comentarios:

Daniel Obeso dijo...

Sí que lo "pasemos" estupendamente el sábado. Y el domingo borrachera con Morante. Ya era hora de ver algo para retener en la memoria.
Un abrazo.

Noelia Jiménez dijo...

Me ha gustado mucho esta frase: "El arte es el arte, y el dibujo del artista puede ser igual de bueno sobre un lienzo que sobre un trozo de papel de estraza".

Muy curioso lo de los pasodobles en los tentaderos de Mariano Cifuentes.

Saludos.

En Barrera dijo...

Cuéntanos algo más de la experiencia en la finca “Encina Hermosa” de Mariano Cifuentes.
Haber si ahora vas a cogerle el aire a esto del toro y voy a tener que hacer kilómetros para verte torear y tomar una fotografías jajaja...

I. J. del Pino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.