viernes, 14 de mayo de 2010

Que asquito...

Ni foto voy a poner del cabreo taurino que llevo encima.
Bien presentados y algunos con buenas hechuras (no todos) los "Juanpes" portugueses, pero... nada de casta, nada de emoción, en definitva, nada...de nada.
Y Diego Urdiales, torero profundo, clásico y con excelente gusto, se topa ayer con el "mejor lote". Así leído parece que pudo haber cortado cuatro orejas, dos rabos y una pata y que el matador desperdició la ocasión, verdad?. Pues ni mucho menos. El riojano no anduvo fino, cierto. No exprimió todo lo que se podía exprimir a los astados y desperdició dos series al cuarto de la tarde (que sí, que avisaba por el derecho, pero no creo que fuera un pitón tan desdeñable como para comenzar por el otro). Pero de haber estado lo "aseado" que la ocasión requería, hubiera obtenido como premio unos saluditos desde el tercio, nada más.
Los hechos se pueden vender de muchas maneras, eso es más que evidente, y también lo es, que al gran público, al que ve el canal que transmite las corridas y escucha a su maestro de ceremonias, ayer le pudo quedar la impresión de que ese cuarto de Parladé, era el toro de la feria... vaya tela.

2 comentarios:

Luis Domínguez Barco dijo...

Diego tiene el defecto o la virtud, según se mire, de no saber mentir al público. Le pasa parecido al maestro Molés, lo único que les diferencia es que el maestro de ceremonias no sabe mentir pero miente y Urdiales no.
Que te vaya bien en el Master ese que te vas a hacer por Madrid.

En Barrera dijo...

El de Parladé no era el toro de la feria para nada, que a el trío del micro le convenga vendérnoslo así, eso ya es otra cosa. Ellos tienen estopa o vaselina para repartir según a quien tengan delante. Este tema daría para un artículo completo, pero como esto es un comentario lo dejaré para otro día.

El toro era manso, descastado y sin emoción, además llevaba la cara a media altura y se apagó pronto, como dices creo que Diego no estuvo fino del todo, creo que el arrimón final con el toro moribundo sobraba. Con esto no quiero decir que deje de ilusionarme el toreo de Urdiales, yo le espero porque estoy cansada de tantos pega-pases.

Un saludo.