miércoles, 12 de mayo de 2010

A río revuelto...ganancia de pescadores


Tengo dos opciones ante la corrida de mañana: escribir que tal y como están las cosas y el ganado, me temo lo peor de lo peor, o pensar que visto lo visto, un torero como Diego Urdiales puede reventar la plaza.

Ya no me conformo, y estoy seguro de que él tampoco, con que la actuación sea digna. Hay que triunfar. Es su hora por merecimientos y tesón, así que, a tocar madera, cruzar los dedos y encomendarse a todo el santoral para que lo de Parladé no sea otro timo para el público y que la tarde funcione. El torero es más que capaz, y con el crédito que tiene en Madrid (ya se que de eso no se vive) y la feria que llevamos, a poco que la cosa funcione, saldrá de la plaza encima de algún capitalista.

(Me arriesgo).

3 comentarios:

Pablo G. Mancha dijo...

Ni lo dudes...

En Barrera dijo...

Esta claro que Diego Urdiales es un torero que se la juega, esa es la verdad desnuda del toreo y eso es lo que quiere ver Madrid.
Es uno de los diestros que pueden cambiar el rumbo de la feria, ahora que lo de Parladé embista por derecho ya es harina de otro costal.

Luis Domínguez Barco dijo...

A qué te arriesgas a sacarlo a hombros.