lunes, 14 de noviembre de 2011

"Tinta y oro" El arte según Noelia Jiménez



El pasado sábado gracias al ciclo organizado por la Peña "El quite", pudimos asistir a la presentación en Logroño del primer libro, absolutamente recomendable, de Noelia Jiménez. Hace ya un tiempo que lo leí, pero aun así el evento resultó muy ameno gracias a las comparaciones visuales que la escritora nos iba explicando ayudada de un proyector. Terminó el acto y en el coloquio estuve tentado de preguntarle por Morante, ya que no lo mencionó, cosa que si hace en su libro, identificándolo con la obra "La torre del oro" del autor escocés David Roberts.
Noelia concluyó su disertación dándonos la libertad a cada uno de "personalizar" a un determinado torero en cualquier otro cuadro, cosa que agradezco ya que, como artes que son la tauromaquia y la pintura, son apreciados de un modo evidentemente subjetivo.
Dentro de mis humildes y limitadas entendederas me he permitido la licencia de hacer una interrpretación pictórica de Morante de la Puebla diferente a la de Noelia, evidentemente mucho peor analizada y por supuesto hecha "a salto de mata" pero no exenta de la subjetividad que nos sugirió la escritora para realizar este tipo de comparaciones. Pido disculpas tanto a Noelia como Javier Arroyo por este plagio, que si bien lo es, se me antoja como un sano ejercicio mental.
Para mí Morante es misticismo, es melancolía, es un color mortecino de principios del  veinte, es una mirada perdida, y resume la sobriedad de lo barroco, precisamente por ser, como ambos términos, un contrasentido. El pintor que mejor me ha transmitido estas sensaciones ha sido Julio Romero de Torres, pero no quiero identificar al de La Puebla del Río con un determinado cuadro del autor cordobés, sino con un matiz de cada una de sus obras  en gran parte dedicadas a la mujer y en otra parte importante a una mujer en concreto. Quizá también esa especial sensibilidad de lo femenino me hace pensar en su arte, pétreo como una sociedad matriarcal y delicado como la mejilla de una Gioconda. Además hay otro aditamento que me induce al símil, y es que fue íntimo amigo de Juan  Belmonte.
He encontrado una foto en la red en la que aparece junto a Valle Inclán y he querido subirla precisamente porque creo que Morante también tiene algo de este gallego universal, algo de tragicómico esperpento que nos induce a pensar eso de que... Morante es Morante... .
La foto del torero la tomé este año en su última actuación en Barcelona.

1 comentario:

Noelia Jiménez dijo...

Muchas gracias por tu amable mención.

Sugerente la identificación de Morante con Julio Romero de Torres.

Un saludo,

Noelia