domingo, 20 de mayo de 2012

Madrid, Grada 7



Los de provincias siempre nos acercamos a Madrid "a ver que hay", porque en provincias y si de toros hablamos, generalmente no hay nada y en cambio en el foro y más en estas fechas, siempre puedes dar con algo interesante además de ver una corrida de toros en la primera plaza del mundo toree quien toree, ya que eso siempre es para nosotros, los de provincias, un acontecimiento.
Ayer no pintaba bien el mapa del tiempo, pero perdí la pereza y me fui a la capi.
Asistí a la conferencia de Alberto de Jesús sobre los orígenes de la tauromaquia y aunque no he leido su libro, puedo  decir que ayer la peli fue buena y que me alegra comprobar que no soy el único que se ha molestado en averiguar quien era Carpóforo. Resultó más que instructiva para alguien como quien escribe, emperrado en conocer los orígenes de cosas tan dispares como el elástico de los gallumbos. De todos modos, creo que tan interesante aserto no merece un final "extraño" en defensa de raigambres que yo no comparto como el Toro de la Vega, o los toros de fuego.
Ya por la tarde me acerqué al espacio de Arte y Cultura (la carpa junto a Las Ventas) y comprobé con desagrado, que salvo una exposición fotográfica, aquello consistía principalmente en un mamoneo y por supuesto en un bar que ocupaba casi la mitad del local del espacio habilitado para los ávidos de ofertas culturales.
Como el cielo ya había descargado un chaparrón importante y como uno ya ha pasado por "empapadas" considerables en aquella plaza, saqué una entrada de grada. Accedí a mi localidad y paradójimanete allí descubrí lo que posiblemente había andado buscando todo el día, encontré Madrid y asistí al mejor costumbrismo no escrito que se pueda aspirar a conocer:
"Agua para los señoritos!", espetaba un aficionado mientras el granizo y la lluvia impactaban con ese chasquido tan característico sobre los nutridos paraguas. "Fuera esos paraguas!, que no cae na!", replicaba otro, sabedor que allí en el cobijo del tejadillo de la grada el agua no hace mella.
"Ves? éste está bien presentado, para que luego digan que vemos todos los toros chicos porque estamos aquí arriba!. Comentarios, socarronerías de todo tipo, y un sabor como en ningún otro lugar de la plaza. Hasta las botas de vino corren por las nutridas filas de aquella grada.  Mucha camaradería, se conocen todos y todos participan de su visión de la corrida, unos con más acierto y otros con menos, pero aportando su granito de arena. Ah y por fin he descubierto quien es el tipo con aspecto de hincha del Atlhetic que grita "¡Picadooooooor!", para que el resto conteste: "Qué malo ereeees!".
Me ruboriza definir lo de ayer como "gozada antropológica", pero lo cierto es que lo fue, y además ví un toro bravo, el segundo Torrestrella, cosa que hoy en día y por desgracia, no abunda, así que otro privilegio más junto con el de poder admirar la estampa del sexto, un sardo de portada de revista que tuvo la desgracia de caer en manos de "El Payo", vaya tela...

6 comentarios:

Enrique Martín dijo...

Si lo llego a saber me habría acercado a saludarte.

TAUROPINIONES dijo...

Ya era hora de que perdieses la pereza también para escribir. A Este paso los que venden chubasqueros te van a patrocinar los viajes a Madrid.

Isa Molina dijo...

Que alegría volver a leerte Isidro.
Yo también tengo la sensación que algún toro de Torrestrella se fue con las orejas al desolladero.

Saludos.

Anónimo dijo...

Exactamente que quieres decir con "no merece un final "extraño" en defensa de raigambres que yo no comparto".
Porque espero haberte entendido mal y que solo sea que metio en su ponencia con calzador al TV o los de fuego, pero para jactarte dos lineas antes de estudiar origenes, mas puro y en el origen que el Toro Vega vas a encontrar poco. Te invito a que acudas en Septiembre a Tordesillas para que lo compruebes.

Cote

I. J. del Pino dijo...

Partiendo de la base de que no me gusta el Toro de la Vega, ni los toros de Fuego ni muchas de las fiestas tradicionales con toros que se hacen en España y fuera de ella, sobre todo y ante todo, lo respeto porque entiendo que las raíces culturales ahí están y han de mantenerse. El mismo rito que para mí supone matar un toro en un ruedo, es igual de rito para tí cuando se alancea a campo abierto. Por ello ni lo discuto ni lo censuro, sencillamente no lo comparto. Pero como bien apuntas, me refería a que en la conferencia de Alberto de Jesús, al final se hicieron alusiones a este tipo de festejos que para mí se salían de lo que era la línea argumental de la misma, basada sobre todo en lo que hoy ha desembocado en la corrida de toros.
Un saludo y gracias por opinar.

Emilio Roldán Hernández dijo...

Si es que como los de la Grada 7 no hay ninguno jejeje
La próxima vez avisa en abierto y nos conocemos. Hay un talibàn de la Grada 6 llamado Enrique que también es un mal bicho jejeje je
Un saludo.