martes, 2 de abril de 2013

Club Taurino de Alfaro: Un modelo a seguir //// Sevilla: Pero si yo iba a ver a Morante...

Hoy tocan dos comentarios en uno porque están íntimamente relacionados. Gracias a los buenos amigos del Club Taurino de Alfaro, esta Semana Santa he andado por esos campos de Dios haciendo lo que me gusta: disfrutar del toro, de las conversaciones sobre toros y de la buena compañía de estos aficionados alfareños que año tras año se toman la molestia de organizar estos viajes en los que la abundante intendencia está preparada para dar de comer no a los 37 que éramos, sino a 370 más que hubiesen venido. Sólo puedo mostrar mi admiración y agradecimiento a todos y alentarles para que este club siga funcionando como lo hace y para que intenten reclutar "nuevas vocaciones" que serán las que en un futuro sigan con esta tradición-devoción de dar a conocer todo lo que rodea el mundo de la tauromaquia a través de conferencias, desplazamientos al campo, etc.
Tuvimos la suerte de ir a Sevilla y quien quiso, como yo, fue a ver a Morante. Si si, uno es morantista y a ello fue, pero..., el Domingo de Resurrección un torero con más casta y orgullo que más de la mitad de cornúpetas del campo bravo, salió a reventar la plaza y a demostrarnos a quienes fuimos a ver a Morante y a quienes fueron a ver a Manzanares, que a quien realmente queríamos ver es a él.
Podrá gustar más o menos su toreo, pero el Domingo con un quinto de Garcigrande al que le robaron una merecidísima vuelta al ruedo, Julián López "El Juli" bajó la mano hasta los infiernos y se metió a toda la Maestranza en el esportón por derecho y merecimiento propio. Nada que objetar.

1 comentario:

Isa Molina dijo...

Que envida (sana) me das, al campo bravo y luego a la Real Maestranza, que importante es tener cerca una asociación taurina así.

Por cierto un fotón la de ese coloraó.

Saludos.